FREE SHIPPING on orders over $200

El papel de las Células Madre en el Antienvejecimiento

celulas madre para el antienvejecimiento

El papel de las Células Madre en el Antienvejecimiento

Las células madre son los componentes esenciales de los que se derivan todos los tejidos y órganos del cuerpo humano. Tienen la capacidad única de regenerarse y rejuvenecerse reemplazando las células dañadas.

Las células madre se encuentran principalmente en órganos donde las células se pierden y reemplazan a un ritmo elevado. Por ejemplo, en la médula ósea, el intestino y la piel/pelo que forman la sangre, todos los órganos contienen estas células específicas de órganos, incluso el cerebro.

La mayoría de las células madre están latentes. Cuando se produce daño, las citocinas y las micro vesículas liberadas por los tejidos dañados pueden desencadenar su acción.

Células Madre Mesenquimales

Las células madre mesenquimales (MSC) son un tipo particular de células madre adultas, son fáciles de extraer de la grasa subcutánea o la médula ósea. Son menos controvertidas que las células madre embrionarias. Actualmente, las MSC se consideran una fuente terapéutica útil para muchas afecciones y trastornos patológicos. Estas células son un bio-factor central en la regeneración de la piel, los músculos, los cartílagos y los huesos.

células madre mesenquimales

Se ha demostrado que las cualidades restauradoras, antiinflamatorias e inmunomoduladoras de las células madre son eficaces para tratar una amplia gama de afecciones patológicas. Entre estas se incluyen enfermedades cardiovasculares y neurológicas, como accidentes cerebrovasculares, lesiones de la médula espinal y enfermedad de Parkinson. Además, tratan enfermedades autoinmunes como la esclerosis múltiple y el lupus eritematoso sistémico. Y también son muy útiles para la cicatrización de heridas y la reparación de defectos del cartílago en la artrosis.

En los últimos años, se ha prestado especial atención a terapias con células madre en urología, especialmente para el tratamiento de la disfunción eréctil. Muchos estudios preclínicos han explorado su utilidad en particular de las células madre de médula ósea (BMSC) y las células madre derivadas de tejido adiposo (ADSC), para tratar la disfunción eréctil en modelos animales.

Las células madre mesenquimales retardan el envejecimiento al reducir la inflamación

El término “envejecimiento por inflamación” describe los procesos proinflamatorios que promueven el envejecimiento. Existe evidencia de que los niveles altos de citocinas proinflamatorias circulantes, como TNF-α, interleucina-6 (IL-6) y proteína C reactiva (PCR), incluso en personas mayores “sanas”, son predictores independientes de mortalidad.

células madre reducen la inflamacion

Los niveles altos de TNF-α, IL-6 y CRP se correlacionan con una disminución de la movilidad, una reducción de la masa y la fuerza muscular, un sistema inmunitario más débil y una función cardiovascular, pulmonar y neurológica deteriorada. Por lo tanto, los niveles elevados de estas citoquinas se correlacionan fuertemente con la mortalidad temprana y varias causas de muerte.

Inflamación y envejecimiento

Un aumento de la inflamación sistémica ilustra un aspecto fundamental del proceso de envejecimiento. Se sabe que las MSC reducen la expresión de citocinas proinflamatorias, incluidas TNF-α, interleucina (IL)-1 α, IL-6 y PCR. Los efectos paracrinos de las MSC se producen en respuesta a la secreción de una amplia gama de factores individuales, como factores de crecimiento y citocinas, o a través de exosomas, pequeñas vesículas extracelulares que contienen péptidos, proteínas y micro ARN.

Los factores secretados por las MSC incluyen el factor de crecimiento transformante (TGF)-α, el factor de crecimiento de hepatocitos (HGF), las interleucinas y muchos otros. Muchos de estos factores interactúan para producir un efecto inmunomodulador. Las MSC también afectan al sistema inmunitario al liberar exosomas, que son vesículas extracelulares de 40 a 100 nm. Los estudios ex vivo han demostrado que los exosomas derivados de MSC reducen la secreción de citoquinas proinflamatorias (IL-1ß, TNF-α). Además, aumentan la producción de TGF-ß por parte de las PBMC, pero no afectan la proliferación de células mononucleares de sangre periférica.

La administración de MSC o exosomas derivados de MSC, redujo la respuesta inmunitaria en dos modelos de ratón con enfermedad autoinmune, diabetes mellitus tipo 1 y uveoretinitis.

Compartir este artículo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *